Archivos Mensuales: octubre 2011

1975_Primera Cuadrilla Gran Poder (Hombres de Dios)

Estándar

Anuncios

Un estudio de la UPO revela que sólo 2 de cada 10 costaleros hace un entrenamiento adecuado

Estándar

La tesis doctoral, del profesor de la Universidad Pablo de Olavide Juan Gavala González, aborda la preparación física de los costaleros sevillanos.
Un estudio de la Universidad Pablo de Olavide revela que sólo un 20,86% de los costaleros sevillanos, es decir, 2 de cada 10, realiza un entrenamiento físico apropiado al margen de los ensayos. No obstante, el 63,1% de los costaleros afirma hacer una preparación física general, entendida por la mayoría como practicar deporte, andar o correr, esto es, una práctica deportiva habitual. Estos datos se desprenden de la tesis “La actividad física del costalero sevillano. Hábitos y costumbres”, realizada por el profesor de la Facultad de Ciencias del Deporte de la UPO Juan Gavala González, que ha obtenido Sobresaliente Cum Laude por Unanimidad.

Además, el estudio, realizado sobre un universo de 1.400 costaleros sevillanos, desvela que poco más de la mitad realiza un calentamiento, aunque es mayor el número de los que piensan que el calentamiento es muy importante a la hora de preparar el cuerpo para el esfuerzo posterior y prevenir lesiones. Tal y como explica el investigador, “dichas afirmaciones contrastan con la bibliografía existente y nuestra propia observación, que nos demuestra que la cantidad de los que realmente llevan a cabo un calentamiento son una minoría”. Con respecto a la realización de estiramientos tras el ensayo, 7 de cada 10 declara no realizar ninguno. El propósito de este estudio es dar a conocer la figura del costalero visto desde las Ciencias del Deporte, no desde el punto de vista de lesiones, su sintomatología o cómo rehabilitarlas, sino “conocer como es el perfil del costalero, cuáles son sus hábitos tanto durante todo el año como durante la Cuaresma y la Semana Santa, incidiendo de manera exhaustiva en conocer cuál es su preparación física para esta gran tarea sin la que la Semana Santa no sería la misma”, indica el profesor Juan Gavala.

El estudio finaliza con la propuesta de crear un Centro del Costalero, cuya labor sea aglutinar todas las investigaciones que desde los distintos ámbitos de la ciencia tengan por objeto esta figura de la Semana Santa. Además, en este centro podría ubicarse un centro de preparación física del costalero, dotándoles así de un espacio físico para posibilitarles la realización de entrenamiento supervisada por personal cualificado; y sensibilizar a este colectivo de la importancia de la realización de un pequeño calentamiento antes del esfuerzo así como unos estiramientos después del mismo.
El Diario de Sevilla.

Los Costaleros de antes no necesitaban prepararse II

Estándar

El costalero de antes no necesitaba preparase para meterse debajo de los pasos, su actividad diaria era suficiente para estar en forma, no tenia comodidades, además la gente que por entonces realizaba esta actividad estaba en un sustrato social con pocos recurso, por esto el ser costalero tenía un objetivo económico de sustento o de aumento del pecunio del que se disponía, por ello, incluso llegaban hasta realizar el trabajo con menos gente de la necesaria para que en el reparto del sueldo “tocar a más”. Hoy las cosas han cambiado, existe una calidad de vida alta, una tecnificación del puesto de trabajo y un progreso en general, que han hecho que el ser humano sea más débil, se ha desadaptado. Para estar físicamente en forma necesita trabajar específicamente fuera del horario de trabajo o de descanso. Pensemos en cuanto tiempo estamos sentados al día, o mejor cuanto estamos de pie (del tiempo que estamos despiertos, 1h,30 min o 2 hora). Por todo lo anterior nuestra capacidad física con respecto a los costaleros de antes está en desventaja y no estamos preparados de entrada y en general para realizar esfuerzos y menos sobreesfuerzo como los que se realizan debajo de los pasos. De todo lo anterior debemos estar en forma antes de que comiencen los ensayos, preparándonos específicamente para ello, pues no somos esos costaleros que tenían en los pasos una correlación de lo que era su trabajo habitual y diario.